1 de abril de 2017

Kilómetro a kilómetro

Huir por la carretera
mientras las pulsaciones se aceleran
y el latido del corazón se vuelve piedra,
una piedra que te golpea el costado
hasta que necesitas parar.
Si sientes el mundo persiguiéndote
y los kilómetros aumentan y aumentan,
si el aliento se vuelve espeso,
si te mueres, muero.
Hay alguien que observa
mientras su silencio crece
y amenaza con estallar en su pecho,
que hace desaparecer todos los obstáculos
para que puedas escapar,
que se abandona a su suerte
porque su suerte se marcha
cada vez que ya no estás.
Huyes por la carretera
mientras alguien ve como te alejas,
kilómetro a kilómetro, intentando encontrar(te).
Si te mueres, muero.
Si te despides, puedo respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario