28 de diciembre de 2016

¿Y si cometo una locura?

Demasiadas emociones al mismo tiempo; mi cuerpo se tensa y los nervios me consumen por dentro... No sé qué hacer.

Los próximos acontecimientos me asustan, las decisiones, el silencio. Tengo  miedo a equivocarme, el terror me paraliza, la inquietud se desliza por mis venas y tiñe mis movimientos de ansiedad. Temo hacer daño y temo que me hagan daño; temo la vida que me espera y que mi vida pasada nunca desaparezca.

Tengo miedo. Estoy aterrorizada.

¿Qué puedo hacer? No sé si soy capaz de soportar todo ésto. Temo perderme en el proceso. Temo no ser nadie y llamar tanto la atención. ¿Qué soy en este mundo de incautos? ¿Y si cometo una locura? ¿Y si no me arrepiento de haberla cometido? ¿En qué me convierte? ¿Y si me arriesgo y gano? ¿Y si me caigo y no logro levantarme?

Tengo miedo. Estoy aterrada.

Hay que ponerse la armadura y ni siquiera tengo una. En poco tiempo habrá que cargar con algo que ninguno de nosotros imaginó jamás. No sé si estoy preparada, no sé si estoy lista y ya ha sonado el pistoletazo de inicio de partida. ¿Qué puedo hacer? Porque ni siquiera se puede estar preparado para algo así. El destino ha sido demasiado cruel esta vez.

1 comentario:

  1. El miedo, a un inicio de una etapa, a un castigo, a una pérdida, es lo que nos condiciona más que nada. Un abrazo.

    ResponderEliminar