31 de diciembre de 2016

Terminando 2016

Último día del año. Para muchos significa un cambio enorme, finalizar una etapa y empezar una nueva. Yo, por el contrario, considero que lo único que cambia es un número. Al fin y al cabo, el año es una medida de tiempo. 

"La gente piensa que por cambiar de año va a cambiar su vida, pero no es así. La vida la cambia la gente, no las medidas de tiempo."

No obstante, me gusta hacer un análisis de cómo ha ido el año y este, ha diferencia de los anteriores, ha sido bastante impactante:
Empezó realmente mal, toqué fondo, me sentía perdida y cometí muchos (muchísimos) errores. Entonces llegó el verano y las cosas empezaron a cambiar, estuve con personas maravillosas que me hicieron aprender mucho más de lo que esperaba, tuve momentos increíbles y me sentí feliz. Cuando empecé el curso ya no iba tan perdida como en el anterior y, aun sabiendo qué era lo que más me gustaba, reafirmé mi verdadera vocación: escribir. Gané un concurso literario y el curso iba bastante bien. Decidí que mi mejor opción era estudiar filología hispánica pese a haber tenido muy claro durante años que iba a estudiar magisterio. Y entonces llegaron malas noticias y sentí que quería desaparecer, que no era justo (sigue sin serlo). Las noticias empeoraron y, aunque el resto de mi vida iba bastante bien, algo se derrumbó. Aun así, aumentó el apoyo. Tuve que cortar relaciones tóxicas que lo único que hacían era entorpecer mi camino y hacerme daño. Y aquí estamos... Estoy dispuesta a seguir apoyando a mi familia aunque la situación sea delicada.

Solo es un año. Seguramente haya muchos más (a menos que tenga algún tipo de accidente y muera). ¿Qué sentido tiene pensar que todo va a cambiar de un año para otro tan drásticamente?
No importa que cambie un año; la vida sigue y yo voy a seguir con ella.

1 comentario:

  1. Espero que te vaya muy bien el año que viene, y que sigas con esa valentía a la hora de seguir adelante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar