7 de noviembre de 2016

No hay tiempo

No somos eternos. Ni infinitos. Ni seremos siempre. Ni viviremos de forma indefinida.
Tenemos un final.
Aunque duela. Aunque destroce. Aunque saberlo arranque capas de felicidad fingida.

No hay tiempo: VERDAD UNIVERSAL.

Solución aplicada por el grupo 1 de personas: lamentarse.
Yo tengo una duda: ¿Por qué gastas el poco tiempo que tienes lamentándote por no tener más? No sé, a lo mejor me equivoco, pero considero más útil aprovechar hasta el último segundo de nuestra existencia.
Solución aplicada por el grupo 2 de personas: fingir que hay tiempo infinito.
Tal vez esto funcione mejor que lamentarse. Por lo de que eres más feliz y eso. De todos modos le veo un inconveniente: ¿No se te ha ocurrido pensar que si un día ves el final muy próximo y no has hecho todo lo que querías porque pensabas que tendrías más tiempo te llegará todo el dolor de golpe y empezarás a lamentarlo más intensamente?
Solución aplicada por el grupo 3 de personas (y, desde luego, el más reducido): tener en cuenta que hay poco tiempo y aprovechar lo que tienes para vivir al máximo.

No somos eternos. Ni infinitos. Ni seremos siempre. Ni viviremos de forma indefinida.
Tenemos un final.
Pero aprovechar el poco tiempo que tenemos o no es decisión nuestra.

3 comentarios:

  1. Me encanta Marina. Me das permiso para publicarlo en Facebook?

    ResponderEliminar
  2. Hay personas que se obsesionan con el paso del tiempo y se dedican a vivir tan intensamente que no viven nada en realidad, porque siempre van con prisa, creo que el secreto es saborear cada experiencia, cada momento, paladearlo.

    También hay personas que no se mueven del sofá porque pá' qué y dejan pasar la vida y los momentos como meros espectadores mientras después se lamentan de lo viejos que son y lo rápido que pasa todo.

    No estaría mal buscar un equilibrio sano que nos permita disfrutar pero sin obsesionarnos.

    Salud y besos, disculpa la perorata jajaja.

    ResponderEliminar