13 de octubre de 2016

Y ella no vio

-Toma mi mano -le pidió
sonriendo despacio.
Y ella no vio sus ojos
llenos de mar revuelto.

-Toma mi rostro -le pidió
acercándose silencioso.
Y ella no vio sus rodillas
sufriendo terremotos.

-Toma mi alma -le pidió
en un susurro apagado.
Y ella no vio el destino
alzando un muro entre ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario