27 de octubre de 2016

Ser fuerte

No es fácil mirar hacia el problema en lugar de apartar la mirada y no es fácil obligarte a estar pendiente de cualquier cambio en lugar de intentar no saber nada para fingir que no está. No, claro que no es fácil, pero no tienes otra opción. 
Tienes que ser fuerte. No por ti, no por lo que puedas sentir, sino por el otro, por el que no puede mirar hacia otro lado.
La vida no es justa, todos lo sabemos. La vida obliga a sufrir cosas malas a personas que no lo merecen. La vida permite que personas tengan que soportar dolores demasiado grandes. La vida no es justa, pero lamentarse por ello no va a hacer que deje de serlo. Toca apretar los dientes y aguantar lo mejor que puedas.
No, no es fácil mirar hacia el problema en lugar de apartar la mirada, pero no tienes otra salida porque pretender que no pasa nada no es una opción viable. 
"Nunca sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es tu única opción."
No, no es fácil obligarte a estar pendiente de cualquier cambio en lugar de intentar no saber nada para fingir que no está, pero no tienes más remedio porque abandonar a la persona a su suerte no es una posibilidad.
Y piensas que, tal vez, si no tuviera que pasar por eso todo sería más sencillo; que no lo merece; que no es justo. ¿Y quién dijo que lo fuera? ¿A quién vas a echarle la culpa? Nadie lo ha decidido, nadie lo quería, pero pasó y ya está. Y toca ser fuerte e intentar ser positivo, aunque sea difícil y aunque sientas que no puedes. Lo haces, porque no tienes otra elección, porque no hay otra alternativa.

1 comentario:

  1. Nos toca jugar lo mejor posible con las cartas que nos tocan.

    ResponderEliminar