4 de septiembre de 2016

El Café Antiguo VI - Noël

¡Crash!
Un golpe estridente me sobresalta y giro la cabeza hacia la puerta. Una chica alta se disculpa con la camarera con la que parece que ha chocado y le ha hecho volcar la bandeja con un par de tazas. Se disculpa con ella y, cuando me ve, se acerca hasta mí sonriendo.

-Hola -me dice una vez se sienta en el taburete de mi lado-. ¿Cómo has amanecido?

-Muy bien, ¿y tú? -digo removiendo el café que he pedido con una cucharilla. Se oye el tintineo de metal contra porcelana.

-Igual -responde cruzándose de piernas-. He tenido una idea.

Su comentario me intriga y me hace entrecerrar los ojos.

-¿Cuál? -pregunto cauteloso.

-Espera, ahora te lo digo -responde antes de pedir un café con leche.

Hago una mueca impaciente y doy un sorbo a mi café.

-Se me ha ocurrido que nunca hemos tenido ninguna cita formal y me gustaría que nos viéramos mañana por la noche -dice finalmente.

Me paro a pensar en su idea. Es cierto que en estos tres años de relación nunca hemos tenido una cita formal y planificada, siempre ha sido todo espontáneo. Tal vez sea el momento de decírselo o Carmen se enfadará.

-Vale, no hay problema. Me parece una idea estupenda -respondo y sonrío. Pongo mi mano sobre la suya y me acerco a su oído.

-Te quiero -le susurro-. Ahora lo hablamos - me separo de ella-. Voy al servicio.

Me dirijo hacia la puerta del aseo y, una vez dentro, me apoyo en la pared; saco el móvil del bolsillo y le mando un mensaje a Carmen:

"Buenos días, guapa. Mañana por la noche he quedado con Klaudia y voy a aprovechar la situación para decírselo."

Bloqueo de nuevo el móvil y me dirijo a la barra, donde me encuentro con Andrea, mi hermana.

-Hola, Andrea. ¿Qué haces aquí? -pregunto tras saludarle con dos besos.

-Voy a robártela un rato -contesta señalando a Klaudia.

-Vale, no te preocupes, yo pago -digo.

Mi novia me sonríe, la miro y luego se marcha con Andrea.
Cuando ya no las veo, desbloqueo el móvil y abro mi conversación con Carmen. Todavía no ha leído el primero, de modo que la mando uno nuevo:

"Estoy en El Café Antiguo, ¿te apetece desayunar hoy conmigo?"

Al rato veo a una joven con gafas de montura negra entrar, es Carmen. Se detiene justo al entrar y examina el lugar con la mirada hasta que me ve. Se acerca hasta mí, segura, y me da un beso en los labios.

-Hola, Carmen -le saludo con una sonrisa.

-Hola, Noël -me devuelve la sonrisa-. ¿Y esta invitación tan repentina?

-Me apetecía verte -contesto a la vez que tamborileo mis dedos contra la madera-. Te echaba de menos.

Se sienta en el taburete libre y se aparta un mechón de pelo suelto de la cara.

-Me gusta tu nuevo corte de pelo -comento observándola-. Remarca más la forma de tu cara.

Me quedo mirándola unos segundos y ella se pone nerviosa.

-Gracias. La verdad es que no estaba segura de que me fuera a quedar bien, pero estoy satisfecha con el resultado -me cuenta-. ¿Estabas aquí tú solo?

-Sí, he venido a desayunar y se me ha ocurrido que podría ser un buen momento para estar contigo -miento y creo que no se da cuenta de que no he venido por ella.

-Buenos días. ¿Qué puedo tomar? -pregunta Carmen a la camarera.

-Tenemos una gran variedad de cafés, aunque te sugiero que pruebes el BombonoLatte, la especialidad de invierno -le explica-. Consiste en un café bombón pero con un ligero toque a chocolate. Delicioso para días de mucho frío.

-De acuerdo, ponme uno -pide.

-Yo quiero otro -añado.

La camarera prepara los cafés y, mientras tanto, Carmen me pregunta acerca de mi próxima noche con Klaudia.

-Será rápido, se lo diré y acabaré con todo el embrollo -aseguro. Tengo que decirle que le estoy engañando, apenas puedo mantener la mentira y no quiero que sufra más.

-Lo harás, ¿verdad? -pregunta sin confiar del todo en mí, y no me extraña.

La camarera nos sirve los cafés, que tienen buen aspecto.

-Es el momento, no lo voy a atrasar más. Tengo que decírselo.

Asiente y prueba el café, que está delicioso. Minutos después, pagamos la cuenta a medias y salimos del lugar mientras pienso en todo, en si decírselo es lo correcto, en si acabar con la relación con Klaudia por estar con Carmen es lo mejor, en si realmente lo merece. Pero debo hacerlo.

1 comentario:

  1. Me ha arecido muy original la idea de explicar una misma situación desde varios puntos de vista. Que embrollo se ha formado aquí, dios mío jajajaja.

    ResponderEliminar