26 de junio de 2016

Hipotermia por destrucción

Has vuelto una vez más. ¿No prometiste dejarlo todo? ¿No prometiste que no nos volveríamos a ver? ¿Qué ha cambiado esta vez? ¿Qué excusa vas a poner?
Has vuelto una vez más para seguir rompiéndome por dentro. ¿Por qué lo haces? Búscate a otra que acepte tus arrebatos de locura.
Has vuelto una vez más y te va a dar hipotermia si te acercas demasiado a mí. Soy tan fría como un témpano de hielo. Ten cuidado, si das un paso más te vas a helar. No hay salvación, no hay solución.
Has vuelto una vez más. ¿Has pensado lo que eso supone para mí? Pero no te preocupes, esta vez no estoy dispuesta a ceder. No te preocupes, esta vez no voy a permitir que destruyas mis barreras. No te preocupes, esta vez no me vas a romper más.
Has vuelto una vez más y te va a dar hipotermia si te acercas demasiado a mí. Me siento tan fría como el océano a las dos de la madrugada en pleno invierno en un país del norte de Europa. Si no llevas cuidado te vas a helar, si no llevas cuidado vas a naufragar.
Has vuelto una vez más. ¿No prometiste dejarlo todo? ¿No prometiste que no nos volveríamos a ver? ¿Qué ha cambiado esta vez? ¿Qué excusa vas a poner?

1 comentario:

  1. Yo he sentido exactamente lo mismo, y hace tan poco de todo que se me vuelve a helar la sangre solo de leer tus palabras.

    A veces las locuras son solo eso: locuras; y nuestros intentos para hacer de ellas algo más no sirven para nada.

    ResponderEliminar