8 de junio de 2016

Grabado con tinta

Inspira. Espira. Inspira. Espira. Inspira y contiene la respiración cuando la aguja atraviesa su piel. Soporta el dolor lo mejor que puede y se imagina a sí mismo cuando todo haya acabado. Lo primero que hará será mirarse en un espejo. 
Ha llegado muy lejos, se ha esforazado mucho, aunque tiene muy presente que lo ha conseguido gracias a la ayuda de los demás, de sus pequeños gestos, de sus pequeños favores y ayudas. Él está
hecho por la gente que lo ha apoyado; tanto los que se fueron a mitad del recorrido como los que se quedaron para ver el resultado, e incluso los que llegaron después.

-Ésto ya está- le comunica el otro chico minutos después mientras deposita la aguja sobre una mesa.

Sonríe y mira el resultado en un espejo. Es muy elegante y representa a la perfección su vida. Desde los círculos como las personas hasta las líneas que los unen a todos para formar parte de él en un mismo conjunto. El pájaro tiene las alas extendidas, volando en libertad, sin tener que estar encerrado en la prisión de la vida, aunque está marcado por todo lo que ha vivido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario