21 de abril de 2016

La cuenta atrás

Diez...

Me dirijo hacia el horizonte, busco una salida, huyo de los problemas que me persiguen, intento escapar de mis propios pensamientos. No hay otra solución.

Nueve...

Camino más rápido, ansío llegar al borde del precipicio. La sensación de haberlo perdido todo me inunda el pecho y solo quiero dejar de sentir. Ojalá no sintiera nada, ojalá no tuviera emociones.

Ocho...

Me muerdo la lengua para no gritar ante la frustración que se abre paso hasta mi pecho, ahogándome, dejándome sin aire. 

Siete...

Ya estoy cerca, ya no tengo que pararme a pensar lo que dirán los demás, ya me da igual.

Seis... 

Ya siento la brisa de la caída, ya siento la paz tras el dolor que durará unos pocos segundos.

Cinco... 

Solo me quedan unos pasos. Es la solución, lo veo, lo siento. Inspiro con fuerza la libertad.

Cuatro...

Sonrío en mi interior. Ya no tendré que enfrentarme a todo, ya no estaré sola, se acabó el dolor.

Tres...

¿Qué importa lo que piensen los demás? Ya no estaré para saberlo, ya no tendré que ver la decepción en sus rostros. 

Dos...

No tengo por qué enfrentarme a todo ésto, no tengo por qué hacerlo. Me paro ante el borde y la camiseta que llevo se agita con el viento. Voy a dejarlo todo, voy a abandonarlos a todos. Ya no más sufrimiento.

Uno...

Vuelvo a inspirar y cierro los ojos antes de dejarme caer al vacío, a la nada. Un grito me raspa la garganta, pero no soy capaz de distinguir si es de euforia o de arrepentimiento. ¿De arrepentimiento? ¿De qué me arrepiento? De todo, no hay duda. Pero, ¿qué me duele más: todo lo que he hecho o el haber decidido escapar? ¿Debería haberme enfrentado a todo? No había solución, yo sabía que no había otro final, pero... ¿Y si sí que lo había?

Cero... 

El final llega con un golpe seco y fuerte que hace que mi cuerpo vibre. El dolor se extiende por unos segundos y yo solo deseo que se acabe, que se termine, pero no lo hace... No lo hace y  me quedo quieta, incapaz de moverme. Y el dolor no acaba, solo aumenta y aumenta y no acaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario