29 de diciembre de 2015

Dentro de la mente

Estás solo. La oscuridad te rodea y el vacío amenaza con ahogarte. Respiras con dificultad... Y escuchas una voz lejana.

-No es consciente del dolor al que le someteremos cuando tenga que decidir. Ahora solo siente confusión y necesita aclarar sus ideas para poder encontrar una solución.

Una decisión. Tienes que tomar una decisión. Pero, ¿qué decisión?
En tu mente aparece una figura poco definida. No consigues centrar la vista y únicamente ves sombras.

"¿Qué decisión?"

La sombra se ríe de ti haciendo eco de tus pensamientos y la ira lo llena todo por un instante.
Sientes la tentación de abrir los ojos, aunque la luz que se cuela por entre las rendijas de tus párpados te hace daño.
Las sensaciones te abruman y respiras con más velocidad. Sientes el mundo sobre tus hombros y una lágrima casi invisible se desliza por tu mejilla.

"¿Qué decisión?"

-Está despierto.

Suena como un grito en tu mente. Sabes que a partir de ese momento todo va a ir mal, que te van a arrebatar la felicidad como quien quita un caramelo a un niño... Pero te da igual. Por algún extraño motivo no te importa. Te da lo mismo. Y una voz interrumpe tus pensamientos entremezclados.

"Déjate guiar por ellos. Ellos te cuidarán. No sientas temor y recuerda que te quiero, ¿vale?"

Por un instante no haces nada, como si el mundo se hubiera paralizado y, de pronto, todo empieza a ir a toda velocidad. Te cogen el brazo y te zarandean intentando que abras los ojos. Y lo haces. Te dejas llevar y te fías de esa voz que no sabes exactamente si ha sido un recuerdo o una ilusión de tu mente. Solo sabes que estás en un aprieto y que vas a tener que tomar, probablemente, la decisión más difícil de tu vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario