22 de septiembre de 2015

Tu marca

He sentido mi cuerpo estremecer
cuando tus labios rozaron 
la piel de mi cuello
dejando un rastro de fuego a su paso.
Como el amanecer
que se desliza entre mis dedos,
susurraré en tu oído
mi melodía, mi sonido.
He buscado en esa noche estrellada
tu marca en el cielo
mas dejaste esa huella
en mi destrozada alma.
Y escuché tu voz de nuevo
cuando el mundo
se tornó oscuro.
Y mantuve la esperanza
cuando ya poco quedaba.
Encontré cariño
cuando no sentía nada,
encontré amor
cuando sola estaba.
Y me sentí feliz cuando vi
que la felicidad ya no se esfumaba. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario