24 de septiembre de 2015

Te necesito

Te has ido. Te has ido. Te has ido. Es lo único en lo que puedo pensar ahora que ya no estás. Te has ido, me has abandonado y no sé qué hacer. Suspiro con el corazón hecho pedazos de hielo que se clavan en lo más profundo de mi ser. Necesito verte. ¿Sabes que no puedo vivir sin ti? Necesito tus labios, tus caricias, tus besos, tus abrazos... Te necesito. Vuelve a mí, por favor. Te echo de menos, añoro tus ojos, tu piel, tus brazos, tu voz, tus palabras, tus suspiros, tus manías. Añoro todo de ti y todavía no sé por qué te has ido y me has dejado así. ¡Te necesito! Suspiro y lloro estas lágrimas de plata que amenazan con ahogarme. Quiero vivir con tu aliento junto al mío. Quiero que vuelvas. Mi alma se muere sin tu calor. Nunca te podré olvidar. Abrázame, vuelve y abrázame. Ya no veo la luna, ya no veo las estrellas. ¿Qué sentido tiene vivir si tú no estás? ¿Qué sentido tiene poder ver si no estás para que te vea? Por favor, vuelve. Quiero que tus manos vuelvan a rozar mi piel como antes. ¿Recuerdas? Ahora mi piel está vacía sin ti. Ahora el cielo es siempre oscuro aunque el sol brilla en el cielo. Te has ido y yo no sé como escapar del dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario