25 de septiembre de 2015

Sin ti...

Siento tus labios sobre los míos y escucho tu voz, las dulces palabras, los suaves murmullos que me hacían temblar...
Y despierto y recuerdo que estoy sola en esta isla. La lluvia me golpea el rostro sin descanso y tus ojos en mis pensamientos no me dejan ver nada. Y sueño que estoy contigo aunque sé que no es verdad, que no volveré a ver tu sonrisa ni tus labios pronunciando las más hermosas melodías. 
Y quiero pensar que aparecerás de pronto como siempre aparecías, tan silencioso, tan callado... Corriendo hacia mí como si fueras un niño pequeño. 

Quiero volver a verte, ¿lo sabes? Quiero sentir tus manos rodeando mi cintura como hacías cada día porque ahora sólo siento los fríos dedos del viento que se cuelan por mi espalda, que me bloquean y me impiden pensar con claridad. 

Y te añoro, añoro aquellas noches de luna como único testigo de nuestros largos besos, de nuestras palabras de amor, de nuestros suspiros que ahora han desaparecido. Y no puedo estar aquí encerrada en este oscuro sitio sin poder salir, con el mar golpeando las rocas. Y no quiero olvidarte. Te necesito aquí, a mi lado, haciéndome sonreír. Pero no estás y yo siento que muero. 

Siento que me destrozo por dentro poco a poco. Necesito escapar, salir de esta isla, pero el viento me tapa los ojos. 
Me hielo y ya no estás tú para abrazarme. Y cuando tan sólo quede mi alma triste y ya no esté sola, muriendo, llorando por tu falta; y cuando ya no queden más lágrimas resbalando por mi rostro, cuando ya no quede más que mi cuerpo tembloroso. Puede ser, sólo puede ser, volveré a verte y ya no escucharé el fuerte rugido de la tempestad. 

¿Qué pasará si se me olvida? ¿Y si olvido el tacto de tus manos? ¿Y si olvido la luz de tus ojos? ¿Qué pasará si muero por no tenerte aquí?
¿Sabes que te echo de menos? ¿Sabes que te necesito más que la luz del día, más que una gota de agua fría en un desierto abrasador? ¿Sabes que necesito verte? ¿Lo sabes? 

Suplico a la tormenta que me amenaza, al mar que me atrapa en esta isla, al frío que me mata que me dejen verte una vez más, sólo una vez más.
Porque sin ti mi corazón se rompería y formaría trozos de hielo que destruirían todo a su paso; porque sin ti el tiempo pasa tan lento que parece que no se mueve. Porque sin ti... No quiero existir. No quiero sentir la voz de los pájaros ni quiero volver a ver la luz del día. Sin ti no tengo valor ni fuerza para soportar la vida. Sin ti vivir me mata. Sin ti todo está oscuro y no hay nada que me haga más fácil estar aquí. 
Y ahora me acurruco pensando que si me encojo lo suficiente, despareceré. 
Porque sin ti... Sin ti no quiero vivir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario