27 de septiembre de 2015

Seamos en esta noche de tormenta

Escucho atentamente como las gotas van cayendo. Un repiqueteo hipnotizador que me recuerda a esos momentos en los que me ponía a pensar en unos ojos muy oscuros, pero tan llenos de luz que podían llegar a deslumbrar.
Escucho atentamente como las palabras se disuelven en esta bella noche de tormenta. Se esfuman conforme pasa el tiempo. Pienso en esas palabras que se convertían en murmullos cuando perdía el hilo de la conversación. Esos momentos tan insignificantes y memorables al mismo tiempo...

¿Cómo poder controlarlo todo? Nos acostumbramos a pensar que tenemos el poder de crear y destruir a nuestro antojo, de que podemos amar y hacer daño como nos plazca. Nos preocupamos por cosas que no están a nuestra merced y nos culpamos de aquello que no nos pertenece.
Amar es algo tan complejo... ¿Por qué intentamos controlarlo?

Dejémonos llevar por ese sentimiento tan bello, esa sensación que te permite volar y sentirte libre. Olvidémonos del pasado, del dolor y las mentiras. Olvidémonos de todo y seamos.
Permitamos que el temor se volatilice con el viento, que las gotas de esta noche de tormenta se lo lleven, que desaparezca de nuestra alma. Sintamos como si mañana no pudiéramos volver a sentir, como si el mundo fuera a desaparecer en un instante. Sintamos como si supiéramos que ese es nuestro destino. Sintamos y seamos. Seamos en esta noche de tormenta porque quizá no vuelva a llover; porque quizá no volvamos a ser.

1 comentario:

  1. me encanta, es muy profunda. me encanta como escribes, sigue escribiendo <3

    ResponderEliminar