26 de septiembre de 2015

Nuestra perfecta e infinita realidad

Escribimos con nuestros suspiros y lágrimas esas palabras que poco a poco forman esta historia que se hace llamar vida. Hagamos que los sentimientos se transforman en frases y se quedan grabadas en las páginas de nuestra piel.
Escribamos una historia de amor perfecta y llamémoslo destino. Digamos que todo es producto del azar cuando la verdad será que todo estará creado por nosotros, por nuestra imaginación irrefrenable y nuestra ansia de improvisar. Usemos el lápiz como un soplo de aire impulsando nuestros dedos sobre el papel. Manchemos con la tinta de nuestra sangre esas hojas vacías que esperan ser escritas. Amemos esas ganas de amar y plasmemos esos dulces besos en el relato de esta pequeña pero intensa historia de amor.
Busquemos en el alma de la alegría y el respeto y apropiémonos de esas emociones y pensamientos sin importar nada más. Perdamos la noción del tiempo y disfrutemos de la vida. Sintamos esos segundos rozando nuestro espíritu y acabemos con el miedo. Bailemos, cantemos, riamos y disfrutemos de las lágrimas que acarician nuestras mejillas. Soñemos con un maravilloso momento y olvidémonos del futuro. Abracemos el amor y pintemos con la punta de la felicidad sobre nuestra realidad. Nuestra perfecta e infinita realidad.

1 comentario:

  1. En mi perfecta e infinita realidad tu llegarás a ser escritora, porque hay que estar realmente ciego para no darse cuenta de que tienes un gran potencial. <3

    ResponderEliminar