23 de septiembre de 2015

¿Merece la pena?

¿Merece la pena?
¿Merece la pena fingir una falsa sonrisa para pasar desapercibida ante gente que apenas conoces?
¿Merece al pena ocultarte tras una barrera de mentiras por no tener el valor de dejar que te vean como eres de verdad?
¿Merece la pena aparentar una seguridad que no tienes?
¿Merece la pena reír aunque estés intentando soportar ese dolor que te corta la respiración?
¿Merece la pena acercarte a gente en la que no quieres confiar, gente que te puede hacer daño?
¿Merece la pena ocultarte aun sabiendo que no podrá ser permanente?
¿Merece la pena arriesgarlo todo cuando sabes que no saldrá bien y que tu barrera de seguridad fingida acabará derruida como siempre, que descubrirán como eres y te alejaran?
¿Merece la pena vivir en una mentira por no ser capaz de mostrarte tal y como eres?
¿Merece la pena continuar siendo así, siendo una mentira?
¿De verdad merece la pena?
¿De verdad merece la pena seguir teniendo pánico a que te conozcan de verdad, a la posibilidad de que se alejen de ti, de que te ignoren, de que te abandonen en esa oscuridad fría y sofocante que siempre has temido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario