29 de septiembre de 2015

Injusticia infantil

-Sí, pero si no lo hubiera dicho habría sido más respetuoso. 

No entendía nada. Quizá porque era una conversación de mayores. Pero yo había crecido, ya era mayor. 

-Entonces, ¿una persona es respetuosa cuando no dice lo que piensa?

-Ahora no, hija. 

Le miré con cara enfadada. Nunca me respondían a lo que preguntaba y luego decían que ya era mayor. Pero en las comidas familiares me tenía que sentar en la mesa con mis primos pequeños y sólo decían tonterías. Mis padres suelen decir que es porque tengo que vigilar que se lo coman todo pero a mí no me engañan. Lo que quieren es que no me meta en sus conversaciones. Luego cuando se ponen una película tampoco me dejan verla porque es "tarde" y es para adultos. ¡Y yo soy mayor!
Soy mayor para limpiar y para hacer sola los deberes pero no para hacer las cosas chulas. ¡Qué injusto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario