28 de septiembre de 2015

Deseos mal formulados

Miro por la ventanilla y observo como las gotas que se deslizan por el cristal hacen carreras. Llueve tanto que la radio no funciona y aquí no tenemos música. Nadie habla, mi padre se ha dormido y mi hermana lleva los auriculares puestos así que no tengo nada que hacer. No tengo sueño.
¿Por qué no hemos llegado ya?
Por la ventanilla no se ve nada, es de noche y la temperatura en el coche es perfecta. Maldito viaje. Deberíamos haber llegado ya. Apoyo la cabeza en el asiento de delante y... no sucede nada. Es todo muy aburrido. Mi madre me mira por el retrovisor y sonríe. Le miro con incredulidad. ¡Quiero que suceda algo!

De pronto veo como mi madre da un volantazo. El coche empieza a dar sacudidas y veo humo por la ventana. Me asusto. Mi padre despierta de golpe y a mi hermana se le caen los auriculares. ¿Qué está pasando? Veo llamas fuera cuando el coche para de moverse y de dar vueltas. Intento quitarme el cinturón pero se ha atascado. Mis padres salen a toda prisa y mi hermana está en estado de shock. La sacan del coche y luego me intentan ayudar pero no hay forma de sacarme. Ya oigo la sirena de los bomberos, aunque quizá la estoy imaginando. El humo no me deja respirar y me ahogo. Me mareo mucho y tengo ganas de vomitar. Me dan arcadas y suelto hasta la cena de anoche más algún ácido de mi cuerpo que me rasca la garganta. No respiro.

Cada vez oigo menos y siento menos. Pasan imágenes de infancia por mi mente y cierro los ojos incapaz de mantenerlos abiertos.
¿Debería hacer algo? No puedo. Me dejo ir...

1 comentario:

  1. Wow...eso ha sido alucinante...👏
    Pd:soy elena,amiga de judith(es con h?)

    ResponderEliminar