23 de septiembre de 2015

Cuando el mundo es sordo

Cuando el mundo es sordo gritas y gritas y tan solo se oye el eco de tus sollozos apagados. Ocultas tu rostro cansado y rojo de tanto llorar y nadie ve, nadie oye, nadie mira.
Cuando el mundo es sordo nadie escucha el leve murmullo del río que fluye corriente abajo como fluye la vida, rápido y luego despacio.
Cuando el mundo es sordo la vida se hace larga, se expande y crece. Todo se vuelve monótono y no hay cambios visibles.
Cuando el mundo es sordo miras hacia la nada y la nada te guiña un ojo invitándote a saltar hacia el abismo del vacío, hacia el barranco que marca tu final.
Cuando el mundo es sordo no escuchas el latido de tu corazón, se pierde la diferencia entre la vida y la muerte, todo se vuelve oscuro y ya no hay miedo a escapar.
Cuando el mundo es sordo nada tiene importancia, no hay cambio alguno cuando desapareces, nadie nota tu ausencia.
Cuando el mundo es sordo simplemente te vuelves invisible.
Pues cuando el mundo es sordo gritas y gritas y tan solo se oye el eco de tus sollozos apagados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario