26 de septiembre de 2015

Arriesgarse

-Yo... No sé qué hacer. ¿Qué hago? Por un lado está la posibilidad de ignorarle y así ignorar todo el dolor pero por otra parte le echaría de menos y odio esa sensación de cuando echas de menos a alguien. Si no le ignoro quizá no me ignore y quizá seremos felices y se dé cuenta de mi esperanza, de mis gestos y de mis movimientos. Quizá, si se da cuenta, al fin se atreva conmigo pero, ¿y si no quiere nada? ¿Y si me odia? A lo mejor no le importo. ¿A quién quiero engañar? No le importo. Debería alejarme ¿y echarle de menos? No sé qué hacer. ¿Alejarme o no alejarme? ¿Qué me hará menos daño?

-Todo hace daño, el truco está en intentarlo. Sí, es verdad, a lo mejor no sale bien. Pero, ¿y si al final se atreve contigo y se acerca a ti? Nunca lo sabrás si le das a entender que no te interesa nada suyo. Si no lo intentas, si no te arriesgas, ¿cómo lo vas a saber si no puedes meterte en su mente? Inténtalo y sal de esa duda que te corroe por dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario